Artemisia: un ingrediente ancestral

BHAs Y AHAs en el cuidado de la piel
enero 13, 2021

Artemisia: un ingrediente ancestral

 
 

 

La Artemisa ha sido usada en Asia por siglos como hierba medicinal por sus propiedades antibacteriales, fungicidas y protectoras de la piel. Se usa en baños tradicionales por sus cualidades desintoxicantes, y como infusión para ayudar a la digestión. La Artemisa Annua también es usada en la medicina china tradicional para combatir las fiebres y algunos tipos de parásitos responsables de la malaria, y para combatir la dermatitis.

En Corea, la artemisa se considera una hierba medicinal, fungicida y protectora de la piel. Conocida como ssuk (쑥), cuenta la leyenda que la artemisa está detrás de la creación de la primera dinastía coreana. De acuerdo con la mitología coreana, un oso y un tigre querían convertirse en humanos, por lo que Hwanung, hijo del “Señor del Cielo”, los puso a prueba poniéndolos en una cueva con artemisa y ajo, mandándoles que se quedaran ahí sin comer más que la artemisa y ajo por 100 días. El tigre se fue de la cueva a los 20 días, mientras que el oso se quedó y fue convertido en mujer al día 21. Esta mujer después daría luz a Dangun, quien fundó la primera dinastía coreana, Gojoseon.

La Artemisa es parte de la cultura coreana desde sus inicios. Las mujeres en particular la utilizan en forma de té para regular sus ciclos menstruales y aliviar el dolor de vientre. Actualmente, en la cosmética, se usa por sus efectos calmantes y ayudan a retener la hidratación en la piel. También tiene un efecto antioxidante y funciona para el prevenir el envejecimiento prematuro. Está especialmente indicada para pieles sensibles y propensas al acné.

 

 

A pesar de ser una hierba única, es muy similar a la vitamina C ya que está llena de antioxidantes y al Té de Árbol que elimina de forma natural las bacterias y combate los brotes. A pesar de que aún no hay estudios clínicos para el tema específico del acné, si se ha comprobado que la Artemisa puede reducir la inflamación y matar las bacterias de la piel, por lo que es efectiva para tratar acné, en especial brotes rojos y quísticos.


Sus propiedades son ideales para condiciones de la piel como el eczema o dermatitis atópica y la soriasis. La vitamina E, uno de los principales componentes de la artemisa ayuda a retener la hidratación, y puede ayudar a disminuir el enrojecimiento de la piel. Esta hierba también tiene propiedades beneficiosas para la piel madura, ya que puede ayudar con arrugas y a proteger la piel. Los estudios clínicos revelan que la artemisa actúa como antioxidantes que previenen los daños causados por los rayos ultravioleta, así como un estimulante del colágeno que ayuda a reducir la apariencia de líneas de expresión, dejando una complexión más radiante.


La Artemisa se ha incorporado en una gran variedad de productos cosméticos, desde limpiadoras hasta cremas hidratantes. Por sus propiedades, este ingrediente puede usarse de forma diaria en la rutina de belleza de mantenimiento, e incluso hasta dos veces por día. No interacciona de forma adversa a otros ingredientes, y no altera la complexión del rostro. No obstante lo anterior, siempre se recomienda hacer una prueba de sensibilidad en el brazo, ya que como con todo ingrediente, algunas pieles pueden reaccionar a esta hierba.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *